About SalasChaney05

Description

electricista san nicolas aruba murals
https://www.givology.org/~harpo6/blog/775585/
http://rudolph8410ks.intelelectrical.com
https://www.file-upload.com/gb465rbzi2rt

Cartasaldirector.com

Adecco, líder mundial en el sector Recursos Humanos, ofrece un servicio integral especializado en todas las áreas: selección, trabajo temporal y fijo, externalización de servicios, formación, prevención de riesgos laborales, gestión de carreras, consultoría y outplacement. Esto vale para la ley de divorcio, la del aborto, de los matrimonios gays, de la todavía futura de eutanasia, y de cualquiera otra que exija el consentimiento libre de los que desean utilizarlas, por anticristianas que sean nos lo parezcan. En cambio el Capitalismo salvaje, causante de las guerras económicas, y sus no menos crueles genocidios, con sus hambres y miserias, nunca ha sido formalmente condenado. Los sucesores del profeta Muhamad reunían en sus personas, la jefatura política y religiosa de todos los musulmanes. Hoy sólo llevamos cuatrocientos años (la mitad del tiempo que hablamos árabe), hablando en cristiano”.

Desaparecidos los Califas, heredaron sus dos funciones de jefes políticos y religiosos, los diversos reyes y emires que resultaron de la desmembración del Imperio Otomano. Quisieron ser pequeños Califas en sus reinos y emiratos y así permanecen hasta hoy: en la inmovilidad política y casi totalmente atrapados en la ortodoxia islámica mas conservadora.

La encarnación del mismo Iluminado, príncipe Gautama Buda, desea el poder político que el propio Buda rechazó, para caminar pobremente por el mundo. No renuncia a su modesta túnica azafranada, pero tampoco a la ingente cantidad de dólares que, para él y su causa, le da el gobierno americano y le donan sus anticomunistas ciudadanos, simpatizantes de los pacíficos cabezas rapadas, dueños tan sólo de su plato, con el que suelen mendigar su comida. Sus descendientes en Málaga, se agrupan hoy en la Cofradía de Caballeros Mozárabes.

Y es que la enseñanza Neotestamentaria de la separación entre iglesia y estado, es aplicable no sólo a los cristianos, sino a todas las demás religiones. Aunque se intente unir ambas entidades, a la larga, terminarán separándose como el agua y el aceite, para bien de ambos. Por lo tanto, todos los católicos deben pasar por el Purgatorio, hasta la limpieza total de sus almas.

En la formación de España como nación, influyó mucho la idea de la unificación de los territorios y de los ciudadanos, en un solo país y una sola religión. Tras la entrada de los ejércitos castellano-católicos en el reino nazarí de Granada, se quebrantaron todas las condiciones por las que Granada se entregaba sin lucha. Ni se respetaron las mezquitas, sino que convirtieron sus minaretes en campanarios, para reconvertirlas en iglesias. Esta mínima financiación, solo tiene una fuente: la ofrenda voluntaria y libre de los creyentes.

Ni se respetó la práctica del Islam de los nuevos españoles, sino que se les mandó un aluvión de frailes, para convertirlos a la fuerza al catolicismo. Ni se respetaron las alquerías de Boabdil, ni las de la nobleza granadina, a mucha de la cual se le ofreció títulos nobiliarios a cambio de su conversión, ni las propiedades de los granadinos que no se convirtieran al catolicismo. Frase que, durante la Dictadura, también se les decía a catalanes y vascos, pero que fue acuñada tres siglos antes, en Andalucía.

Muchos, no pudiendo resistir tanta nostalgia, regresarían años mas tarde, llegando a sufrir entonces, lo que antes habían querido evitar. Pero los benéficos Reyes Católicos, guiados siempre por el confesor de la reina, fray Tomás de Torquemada, consiguieron culminar el objetivo de un solo país y una sola religión. Con semejantes antecedentes, no es de extrañar que los períodos democráticos hayan sido tan breves en la historia de España.

Hubieron focos de resistencia que perduraron dos siglos mas, como mas arriba dijimos, pero el objetivo quedó cumplido y el Papa de Roma podía ya estar contento, porque la mitad de los españoles había matado y expulsado a la otra mitad. Con el Islam hispano, los cristianos que quisieron seguir siéndolo, conservaron sus iglesias y su libertad de cultos. Pero no existe en toda España ni una sola comunidad islámica, por pequeña que sea, que haya sobrevivido desde entonces. Debería promulgarse una ley de retorno, para aquellos descendientes de andaluces, que deseen retornar a la Andalucía de sus ancestros.

Los descendientes de los andaluces exilados deportados, viven diseminados por países islámicos de África, y los que se quedaron aceptando el bautismo, están tan mezclados, que es muy difícil seguir el rastro de sus apellidos con precisión. Así, de parecida manera, se suele escribir la historia de quienes, contra lo enseñado en las Escrituras del Nuevo Testamento, unen conceptos tan dispares como Iglesia y Estado, que deben estar, mientras mas distanciados, mejor. Por esto afirmo, que es preferible un gobierno abiertamente ateo, que otro que sea confesional.


Este es el principio que debe regir hasta que el Reino de Dios sea establecido sobre la tierra y él lo sea todo, en todos. Toda organización humana necesita un mínimo de recursos económicos para su propio sostén y para el cumplimiento de sus objetivos. No podemos perder de vista que el amor al dinero es la raíz de todos los males”(1ª Timoteo 6.16), por lo que la iglesia no debe recurrir a cualquiera de los métodos a los que otros recurren para obtener dinero. Mas no se conformó con los diezmos y las primicias, sino que inventó otras muchas maneras de aumentar sus ingresos.

Muchas iglesias recurren al diezmo”, obligatorio en los días del Antiguo Pacto para sostener el servicio del Templo y a la tribu de Leví, los sacerdotes, que en la repartición de la tierra de Canaán bajo Josué, se quedaron sin la parte que les correspondía. Quien no pagaba el diezmo, se constituía automáticamente en un ladrón, que robaba a Dios, por cuanto privaba a sus hermanos levitas de lo que, legalmente, les pertenecía.

Esto fue determinado por Dios, a fin de que los levitas se ocupasen de la enseñanza de la Ley al pueblo, por lo que no debían estar ubicados en un determinado lugar, sino repartidos, distribuidos entre los territorios del resto de las tribus. Vosotros, la nación toda, me habéis robado....Traed mis diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa...entonces yo bendeciré desde los cielos..” (Malaquías 3.9,10). Basándose en este hecho, avalado por muchas partes de las Escrituras, algunas iglesias han establecido el diezmo, como forma de conseguir los recursos necesarios para cumplir con sus loables objetivos.

Alabaron las donaciones a la iglesia y, para ganar méritos para la salvación del alma, indujeron a la gente, especialmente a las adineradas, a los nobles y ricos, a donar en sus testamentos fincas y bienes terrenales. Según la iglesia romana, nadie al morir, suele ir directamente al Cielo, porque siempre hay pecados veniales que pagar, y si no los hay, siempre quedarán en el alma las manchas que dejaron los pecados mortales que fueron absueltos en confesión, y estas manchas residuales, también deben ser borradas.

Siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús, a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre”(Romanos 3.24,25). Y a vosotros...que erais extraños...os ha reconciliado en su cuerpo de carne, por medio de la muerte, para presentaros santos y sin mancha e irreprensibles delante de él”(Colosenses 1.21,22). Pero han intervenido, socializando sus pérdidas, cuando nunca se socializaron sus ganancias.

La justicia de Dios está plenamente satisfecha con el sacrificio perfecto de Cristo en la cruz. Por eso el Papa no renunciará jamás a su triple corona, que simboliza el poder teocrático con el que aspira a gobernar el mundo, como Vicario de Cristo. Los Estados no deben destinar partidas presupuestarias para ninguna religión, para ninguna iglesia, ni las iglesias deberían pretenderlo, ni buscar su sostén en ningún sentido. El Diezmo no está estipulado en las Escrituras para el sostenimiento de ninguna iglesia. Era el sistema ordenado por Dios para el sostén de los levitas y del Templo, porque así se les compensaba por no recibir territorio alguno en la repartición de Canaán.

Sorry, no listings were found.